Frikis, reuníos!

El mundo es de los frikis. Todo el mundo lo sabe, pero prefieren ignorarlo y continuar con sus vidas, familias, hipotecas, convencionalismos sociales y lobotomías varias. Ellos disimulan, nos miran de reojo, con recelo. Saben que lo sabemos. Tenemos el control... de nuestras mentes, que ya es pedir mucho.

miércoles, 9 de agosto de 2017

LAS COSAS (im)PRESCINDIBLES PARA SER UN ROLERO DE PRO. O NO.

1- UNOS DADOS DE PUTA MADRE

Evidentemente. Y no valen cualquiera no. Ni siquiera esos guays que van en una cajita transparente. Si valen menos de 12€ los siete dados no te tires el pisto de "mis dados son raros". Necesitarás como mínimo unos QWorkshop, esa marca polaca que mola mil. Y si los dados son metálicos, mejor. Si son metålicos y obtenidos mediante mecenazgo en Kickstarter, empiezas a molar, chaval. Quizás lo suficiente hasta que te llegue alguien y te diga "mira, mis dados Game Science" y te vengas abajo porque eso, eso, es muy guay.







2- UNA FUNDA PARA TUS COSAS ROLERAS

Puedes rescatar tu estuche del cole, de cuando Dragon Ball era la polla de Bedoya, pero las cosas han cambiado. No puedes sacar un lapicer mordisqueao, una goma Milan y quedar como si cualquier cosa. Un rolero como dios manda, casi pro, tiene que sacar una Rolled-up, a ser posible con tema rolero tolkiendano de fondo. Y de ahí ya puedes extraer tu lápiz roñoso. Y tus dados Game Science, evidentemente.





3- UNA CAMISETA DE BLIND GUARDIAN

Pues claro, no vas a ir a jugar al Anillo Único con una camiseta de Carlos Baute. No hay evento rolero o similar donde no aparezcan varias camisetas del grupo de Metal que compuso "The Bard Song" himno del jevi con el que deberían contar todas las aventuras que comienzan en una taberna.





4- UNOS MAPAS CURRADOS

Fundamental. Comienzas tu partida y cuando dices "bueno, pues tenéis que cruzar el Bosque Negro..." Sacas unos mapas impresos en tela, o lona. Y luego, para que vean la escala, un mapa de la Tierra Media pirograbada. Así sí.


"Pues estáis en una posada al este del bosque Negro... Os lo enseño en mi mapa pirograbado para que os situéis..."



5- DARSE DE ALTA EN EL FACEBOOK DE "LOS VIEJOS ROLEROS NUNCA MUEREN"...Y LUEGO DARSE DE BAJA.

Un día estás navegando por la red y ves esa página y tú, que ya tienes unos cuantos años dices "joder, estos son de los míos" y te das de alta. Luego. Luego ves que solo (o casi) suben mierda y sobre todo discuten y trolean. Y tú ahí, pensando, "joder, que chungo esto, ¿no?". Y preguntas a otros Roleros de pro y te dicen "si, yo estoy ahí porque de vez en cuando alguien cuelga algo interesante". Un día te metes en una de "esas conversaciones", te enciendes, los mandas a la mierda y te das de baja. Ya vistes galones, chato.


6- ABRIR UN BLOG

No sabes muy bien ni qué decir, ni que poner, pero crees que tienes algo que aportar. Es lo que tiene el egocentrismo, pero no te preocupes, todos hemos pensado lo mismo al abrir los nuestros. Al final te leen tres y no sabes qué hacer para que te lean más. Para que subiera la audiencia puse tías en tanga y eso y la cosa mejoró bastante. Pero si pones cosas como la explotación laboral de Nosolorol, el heteropatriarcado rolero, o los bikinis de cota de mallas, lo vas a petar. Ah, sí, todo el mundo disfrutará con las reseñas de libros Roleros, pero pocos con las que hagas de tus partidas.


7- TE DAS DE ALTA EN GOOGLE+

Es la comunidad que mola a los que creemos que tenemos el "espíritu elevado". Al principio ves que hay menos movidas que en el Facebook, pero no te preocupes que se montan unos pifostios del copón de la baraja también. En líneas generales mejor que el Facebook.



8- IR A UNAS JORNADAS A DARLO TODO

Ahora hay muchas, pero hasta que no te has deshidratado en las Ludo Ergo Sum, o no has hecho fanboyerismo a tope en las de Holocubierta o NSR, no eres persona humana. Te tengo que decir, por si no lo sabes, que somos tan guays en España que si nos gustan los juegos de una editorial no se puede ir a jugar a los de "la otra". Si amigos. Yo no me lo creía, pero es así: hay gente que solo juega a las cosas "de una". Y "de la otra" no dice ni mú. ¿A qué mola mil?.
Recuerda jugar a todo hasta cuando comas la mierda de hamburguesa esa que está tan rica, tirado en un césped. Si vas a jugar, se juega, hostias.






9-NO CREER LAS FECHAS DE SALIDA QUE DIGA JORDI ZAMARREÑO

Si has llegado a este punto ya te puedes considerar en la élite. Estás entre los elegidos, esos que han borrado de su experiencia humana el blog de Jordi, y que han dejado de seguirle. Solo somos unos pocos, pero algún día se descubrirá que somos el siguiente paso en la evolución de la especie friki. Ir a tu tendero habitual y ver en la estantería un libro de rol de Devir que no esperabas es una situación orgásmica tal que ni Forrest Gum adivinando el sabor del bombón que se va a comer. Excélsior.


¿Cuándo saldrá Bree? Pome dó vela negra, shavá...


10- MONTAR TUS PROPIAS JORNADAS

Lo más. Molas mil, lo petas. Lo has conseguido, eres el blanco de todas las críticas de aquellos que no asistirán a ellas (pero que sospechan que hay algún interés en hacerlo en "ese sitio" o que alguna editorial "te manda lotes de manuales") y tendrás la admiración y el apoyo de tus colegas. Te lo vas a pasar guay, de verdad, sobre todo cuando descubras que cuesta mucho menos montarlas que lo que te habían dicho.


"Entonces, con una voz de ultratumba, el Nazgul, en la lengua oscura de Mordor, comienza a hablar y os dice... "Cuanto peor, mejor, y cuanto mejor peor, para mí..."




11- PUBLICAR TU JUEGO

Bueno, eres Dios. Considérate vaca sagrada rolera. Te codeas con los grandes, con el propio Ricard Ibáñez, Tiberio Graco, el Sr. Panda o el mismísimo Matías Satarichi. Estás en la cumbre, ya no hay más, has tocado techo. Y si no publicas en NSR por decencia personal y lo haces por crowfunding te metes a todo el mundo en el bolsillo. Si sacas tu juego como los chavales del Far West ganarás hasta mi admiración, chaval. Y eso no es poca cosa, porque he pasado por todos los puntos anteriores...o casi.


Velas, velas para el Dios de las velas!