Frikis, reuníos!

El mundo es de los frikis. Todo el mundo lo sabe, pero prefieren ignorarlo y continuar con sus vidas, familias, hipotecas, convencionalismos sociales y lobotomías varias. Ellos disimulan, nos miran de reojo, con recelo. Saben que lo sabemos. Tenemos el control... de nuestras mentes, que ya es pedir mucho.

jueves, 24 de julio de 2014

Pathfinder Chetos Club & Instant Dungeon Tactical: entre paredes anda el juego.

Reunión intempestiva del Chetos Club en mitad de Madrid, en mitad de Julio (un lunes) para sesión extraordinaria de mañana y tarde. Toma ya. Qué manera hay mejor de empezar la semana si hay gente para quedar, hacerte unas mazmorras, comer por ahí y enganchar para por la tarde.

Así que nada, me pillé mi cajita con mi set de Instant Dungeon Tactical y a jugar. Porque, efectivamente, puedes hacer escenografía para jugar a rol y otra es diseñar algo para que yo mismo juegue a rol. Es sutil, pero es una diferencia importante: quiero esa escenografía para mi como rolero.

Había cosas que me apetecían de la partida. Una de ellas era la vuelta de Iván "El Noruego" amiguete y master de esta movida de Pathfinder, que se fue a tierras bárbaras para ver si le pagaban un sueldo digno. Otra era que Miguelón, el teniente de la Society, dirigía las dos y quería comprobar si terminábamos antes de las dos de la mañana...que no, que en el fondo me molan las partidas de Miguelón, que te ríes un huevo. Y la tercera que por la tarde venía todo el núcleo duro del Chetos Club, incluído Nagash y su personaje Sabrine Willow, la hermana de mi estimado Gerald, para hacernos el meta combo del dolor: ella me bufa y yo meto hostias como panes. Como así sería... Pero vamos por partes, como dijo Jack El Destripador.

La partida mañanera era una del free rpg day de este año, una de momias y pirámides

En esta partida, que nos reímos un montón y lo pasamos mal a partes iguales, aparecen los fallos de Pathfinder en los últimos tiempos: las partidas no son complejas pero hay encuentros que la dificultad se basa en cosas que suceden que son casi imposibles de superar. Ya nos pasó en un evento anterior con un combate bajo el agua (al loro) con unos fantasmas. Pues aquí el primer evento en la puta pirámide era un rodillo que iba "patrás y palante" arrollándonos. No morimos porque vino Pedro "the healer" y nos curaba que era un primor, y porque Ivan llevaba unas flechas de no se qué que le hacía daño al rodillo de piedra ese. Por cierto, jugué con Pak Ok, el tiefling, que ayudó en el tema de las flechitas... Eso y dos críticos míos que hicieron que esa mañana y el día en general fuera el festival del crítico.

Esa nube de caramelo era el rodillo de piedra que nos aplastaba con pertinaz insistencia.

Ese encuentro se hizo larguísimo y después fuimos avanzando por salas y pasillos e incluso descubrimos cámaras insospechadas, pero en el grupo no había rogue -cosa muy rara- con lo que íbamos pisando huevos.

En una de las salas apareció el clásico mimic, ese baúl con dientes o con lengua o con vaya usted a saber qué, que te atrapa y te devora. ¿Y a quién atrapó? Pues a mi tiefling. Menos mal que estaba en la mesa Alberto Mejías y su personaje tocho para darle para el pelo, porque yo estaba enredado en las babas pegajosas del bicho hasta que me quedé en números negativos... Nueva intervención del healer y para adelante.

"Mamá, que me come un mueble!"

Incluso descubrimis una cámara y salió un faraón (luego descubriríamos que era el faraón de pega de la pirámide) y tal, pero la tontería de la mañana llegó en un habitación con cuatro piedras alargadas. Rápidamente nos dimos cuenta que representaban a los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra, como en Pokémon. Activamos a uno, nos le bajamos rápido, descubrimos que llevaba una gema verde dentro de él y entonces llega Alberto, se pone en modo monguer, y dice: "pues activamos los cuatro, que se combatan entre ellos y así vemos que hay". La propuesta era increíble, casi como decir que España va bien, y yo me negué a hacerlo porque, desde el minuto uno, no me gustó la mierda habitación esa. ¿Y qué hicimos? Si amigos...activamos los cuatro. Y se montó la dios es cristo padre señor nuestro amén. Era evidente.

Que pasará si toco esto... Pues que se va todo a la mierda...

Y como pudimos fuimos retrocediendo, tirando de todo a los elementales, lamentándonos entre carcajadas de los gilipollas que somos -especialmente yo- y así a duras penas, salimos de la habitación y terminamos la sesión mañanera sin resolver el secreto de la pirámide y obteniendo solo la mitad de gloria, oro y fama sin límites.

Después de una experiencia culinaria satisfactoria en un Tacobell, o cómo se diga, cadena de comida rápida en la que nunca había entrado, volvimos a la sesión de tarde.

Si, amigos. Esos somos nosotros. Escondan a sus hijas.

La partida de la tarde apuntaba a festival del dolor. Los hermanos Willow, fernando ramos y una tipa con maza de cheliax, el otro fernando con "piu piu" la guslinguer, oliver y no sequé...en fin. De traca. Perdonad que no recuerde muy bien los personajes de cada uno, pero es que aquello fue una orgía de sangre desde el minuto uno.

Veréis. Resultan que nos envían a investigar en Magnimar unas muertes de unos clérigos de Sarenrae, clérigos a los que no se les ocurre otra cosa que ir solos por la noche rezando plegarias por un barrio chungo de cagarse. Y allá que nos fuimos, a solucionar entuertos. (La aventura estaba sacada de los nuevos cómics de Pathfinder)

Pues nada, llegamos y nos intentamos hacer pasar por clérigos de Sarenrae, pero no pican los malos. Eso si, descubrimos que una facción de la orden se había enfadado con ella misma y como que se habían hecho herejes. Y que tenían un templo en esa zona funesta de Magnimar. Pues nada, llegamos allí y descubrimos tres tumbas, la de enmedio estaba violada y era la del sacerdote cabreao con su orden. En fin, que nos ponemos a excavar y de repente cae del cielo una gárgola, se gira Piu Piu, la guslinger de Fernando y la mete seis tiros y la mata. Fin de la cita. Pero así, en un segundo. No me dio tiempo ni a dejar la pala con la que excavaba. Y esto me lleva a una reflexión: que mala fama tenemos los chetizados del Team Cheliax...todos nos miran, nos revisan las hojas, se sorprenden...y de repente una guslinger le mete mas tiros y mas rápidos a una gárgola que Clint Estwood en todas sus pelis juntas.

También hay que decir que las carcajadas eran épicas, como los aplausos. Y después de esto, ya todos en mode "destrucción total", nos metimos en el templo y lo dejamos como Seseña.

Es que es inenarrable, que queréis que os diga. Piu piu dando tiros, yo bufado por Sabrine, Pedro haciendo mágica mi hacha de guerra cold Iron (para enfrentarnos a demoños)...en fin. Parece ser que en un momento de ese frenesí, con otro crítico a mis espaldas, nos enfrentamos a la mala del asunto, que antes de que dijera lola lolita lola ya estaba en el suelo, ante los gritos, aplusos y vítores de todos. En esa sala había un monje de Sarenrae preso, que parecía iba a ser ejecutado. Le liberamos y va el capullo y se convierte en una súcubo de esas superchungas. Fin de las risas. De golpe. La tipa desaparece, eso si, se come un par de hostias, y como sabemos que es planar suponemos que aparecerá en cualquier momento. Y es justo ahí cuando se ve que en la mesa hay muchas horas de rol. Todo el mundo se bufa, chanelea, prepara, crean copias de nosotros mismos para retardar las acciones de la súcubo, se generan elementales para incordiar...una pasada...

 

Momentos finales: la súcubo, su colega, nosotros y nuestros dobles, llenando la sala.

Y la piva aparece, con un colega, al que nos bajamos rápidito. Y llega Sabrine y le lanza un conjuro y la súcubo cae dormida, sorda y demás ante los aplausos de todos. Momentazo. ¿Y ahora qué? Porque la tipa está dormida, pero como despierte...pues nada, paliza skin: nos colocamos todos juntitos, y se decide que yo le de el cup de grace. Y eso hago, previas chetizaciones varias. 104 puntos de daño en una hostia que no me cabían ni los dados de seis en la mano.

Partidaza, amigos a los que no veía, momentazos y muchas risas en un clásico que son las partidas del Chetos Club.

Dar las gracias a Hector y Trece por la paciencia demostrada. No sé como nos siguen dejando entrar...

La escenografía de IDT cumpliendo más que expectativas: es la escenografía más rolera que he probado, resistente a mil manos dentro de las habitaciones intentando coger sus muñecos o colocar cosas, implicando al jugador en cada uno de los recintos, haciendo que la gente se mueva y sienta el Dungeon.

Para ser Lunes no estuvo nada mal. Pero nada nada mal.

 

 

2 comentarios:

  1. Me están mirando mal en el curro ... que risas me he echado ...
    Que partidaza me perdi .. un lunes!! ..(envidia over 9000 y subiendo ... ) y mas con el invitado excepcional: Iván .. a ver si se anima y viene mas por su tierra :)

    Por cierto .. que pintaza la escenografía!! espero que salga el verkami adelante ...

    ResponderEliminar