Frikis, reuníos!

El mundo es de los frikis. Todo el mundo lo sabe, pero prefieren ignorarlo y continuar con sus vidas, familias, hipotecas, convencionalismos sociales y lobotomías varias. Ellos disimulan, nos miran de reojo, con recelo. Saben que lo sabemos. Tenemos el control... de nuestras mentes, que ya es pedir mucho.

jueves, 21 de abril de 2016

DON QUIJOTE ERA FRIKI

 

Pues si. Y de los gordos. Su comienzo como caballero andante es igual que si a nuestro amigo friki Fulanito se le seca el cerebro de leer a Batman y decide pintar su ford fiesta de negro, vestirse como el de Gotham y en compañía de su (más racional) amigo Zutanito salir todas las noches a desfacer entuertos por Leganés.

Lo mejor de todo es que el Quijote y nuestro friki "batmanizado" comparten algo más que chapa y pintura: tienen la idea, de locos o no, de que este mundo necesita que alguien le rescate, muy posiblemente de él mismo.

Es es la verdadera maravilla de la obra de Cervantes, que el arquetipo del "loco maravilloso", del caballero andante idealista que quiere cambiar el mundo desde la locura, porque desde la razón, la ley y la justicia ya vemos como nos va, es atemporal. Y eso es muy jodido, porque significa que la hemos cagado.

Las novelas de caballería que le desajustan los cascos a Alonso Quijano bien podían ser los cómics de ahora. Y porque el hidalgo de la Mancha no pudo ver a Amadís de Gaula en el cine y en 3D... Pero el triunfo de estos pasatiempos, reflejan una época en la que los valores sólo pueden encumbrarse de nuevo por la acción parcial de algunos "chalaos". Es lo que sucede ahora también con los superhéroes. Y no, no es una movida de la Disney y tal y cual merchandising, si no que reflejan un mundo de irrealidades verdaderas, que necesitan de realidades fantasiosas reencarnadas en los arquetipos de nuestros héroes de mallas ajustadas para, simplemente, poder soportarlo. Los superhéroes rescatan a la tierra de todo tipo de problemas. Daredevil es el demonio protector de la cocina del infierno, donde la poli no se atreve ni a entrar. Solo la verdadera justicia es la que hace Frank Castle, castigando más allá de lo que podemos hacer como sociedad. Y leemos eso y exorcizamos nuestra realidad, nuestra sociedad, nuestra vida al fin y al cabo.

El Quijote no es que idealice las novelas de caballería, es que esos valores de justicia, respeto y amor, no los ve en su día a día. Se niega su propia realidad. Incluso como buen friki necesita un amor ideal, una mujer en plan Red Sonja, Gwen Stacy, alguien que de otra manera, sin ser loco y sin ir disfrazado, sería imposible de encontrar. Incluso de existir.

El Quijote era un friki. Y por eso tenemos que respetarle porque él es como nosotros: un flipado que se puso el mundo por montera. Él veía gigantes donde había molinos de viento. Yo paso por plaza de Catilla y sigo viendo la firma del diablo en las torres de... Caja Madrid. Pues va a ser que eran el diablo, si...

Por supuesto el Quijote sufre el descrédito, la burla y la mofa del populacho. Le hacen bulling. Lo que viene siendo la vida de un friki de toda la vida. Ayuda a la gente normal, la que se supone sufre injusticias y ellos, el mundo normal y racional, se lo devuelve a base de pedradas. Como la vida misma. Y por supuesto su amada pasa olímpicamente de él. En fin...

Al final solo otro héroe como él, aunque sea una argucia, consigue derrotarle, y su castigo es su mayor kriptonita: tiene que volver a ser normal. Por el camino le han engañado para así quemar sus novelas/tebeos, con la participación activa de la Iglesia, representada por el cura, que va eligiendo, como cristo en un pantocrátor, quien van a la diestra en el juicio final, y quien a las llamas infernales. Normal, ellos también tienen un superhéroe, ese que camina por las aguas, pero como el suyo es el verdadero, a los de los demás que les den.

En fin, en una sociedad donde todo es "supuestamente", los que realizan sus locuras, tienen castigo y los que se convierten en dadores de valores, que son los que nos roban y se ríen de nosotros, triunfan. Evidentemente tenemos que esperar que alguien nos rescate.

 

5 comentarios:

  1. Wow, que profundo (y no de Innsmouth).

    ResponderEliminar
  2. Tras leer esto, me siento más Don Quijote todavia...

    ResponderEliminar
  3. En mucho estoy de acuerdo con esta entrada. Quiero comentar algo en línea con su etiqueta "frikignosis":

    Sobre lo tocante a los superhéroes, son pseudodioses del sistema de valores de la moralidad modernista, algo que trastoca profundamente las estructuras míticas fundamentales y que habría horrorizado tanto al Quijote como a cualquier otro caballero.
    La evasión que proponen los primeros no tiene nada que ver con la imaginatio vera, que es la del segundo (https://goo.gl/HLiKD3), esta ya sí relacionada con la expresión antinómica aquí empleada ("irrealidades verdaderas") que bien puede dar que pensar.

    También la visión del mundo que habitualmente representa el "cristianismo" postmoderno con ese jesús mencionado, asumido en la actualidad bajo filtros sociales, humanistas y protestantes, es tan "racional" (más bien racionalista: https://goo.gl/oKYWUo) y defensor de lo ordinario como esas entidades tipo Caja Madrid.

    De todas formas, es sabido que el camino del caballero es el filo de la navaja o el puente-espada, que no discurre por izquierda ni derecha (https://goo.gl/oAeThW).

    Algo planteado aquí también recuerda a eso de "la normalización del rol", en tanto que esta valoración del "Frikijote" no es coherente con buscarla:

    "Su castigo es su mayor kriptonita: tiene que volver a ser normal."

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo básicamente con todo. Efectivamente hay un salto profundo etre los pseudioses de ahora (ejemplares mercantiles) que con los "antiguos". Simplemente la anotación era que cada época, y sus vicisitudes, tienen un reflejo y ahora lo que vivimos y la sensación de inseguridad creada via mass media, hace que exorcizemos nuestras vidas, o deseos, a través de lo que podamos, con lo que los arquetipos de pasado (que también se empeñaron en crear distintos estratos sociales, y mantenerlos) se adapten al nuestro.
      Cristo es una fabricación, un corta y pega de rligiones solares, con lo que puede adaptarse a lo que se deseé, o mejor dicho, a generar la idea de que también "este señor viene a salvarnos", aunque no venga nadie ni vaya a venir. Eso si, genera frikis que van de procesiones disfrazados.
      La normalidad o la normalización del rol, no tiene que ver con la "normalidad" que decía Freud, esa que era neurosis. A mi, personalmente, por normalización del rol es decirle a alguien que vas a jugar una partida y no te diga que si eso es "de matar gente", como ayer curiosamente me pasó con una concejala de cultura, jna bibliotecaria y una señora mayor.

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Enrique, te entendí igualmente bien desde la misma entrada. Partiendo de ahí, hago una propuesta en dirección a traspasar al menos un poco la cáscara de convicciones habituales.

      Saludos

      Eliminar