Frikis, reuníos!

El mundo es de los frikis. Todo el mundo lo sabe, pero prefieren ignorarlo y continuar con sus vidas, familias, hipotecas, convencionalismos sociales y lobotomías varias. Ellos disimulan, nos miran de reojo, con recelo. Saben que lo sabemos. Tenemos el control... de nuestras mentes, que ya es pedir mucho.

lunes, 7 de octubre de 2013

Jugando a Pathfinder cartas: reencuentro tras reencuentro

Este Domingo me he reencontrado con muchas cosas: la primera con mi amiguete Javier Salmerón, un tipo simpático, amigo de otros amigos y que, por cosas de la vida, no tuve mucho contacto con él en el pasado y menos aún en los últimos años... Pero el facebook está ahí para muchas mierdas, pero también para unirte con gente que mola.

La segunda con los juegos de cartoncitos. Y es que desde mi compra compulsiva del Warhammer 40.000, mis participaciones en todo tipo de torneos, hasta con mi novia y demás, lo de los cartones no me tiraba. Por pelas, por tiempo y por psicopatía obsesivo compulsiva.

La tercera con Pathfinder. Si. En otro formato. Ahora juego en la Society, con el Chetos club, los martes en Generación X... Y este domingo a Pathfinder cartas.

Vistazo preliminar

 

La cuarta con los señores de las runas, the Rise of the Runelords. Aunque he jugado una partida en la Society sacada de esa mega campaña, no me había acercado a ella. Si, he visto el libro, los dados de Q workshop... así que de alguna forma regresaba "one more time" al Rise.

Así que me puse a ver que tal. Y es de lo peor que me ha podido pasar. Es tan malo eso que me pasó, tan malo, que no me levanté de la mesa y le pegué una paliza a mi amigo de milagro. Es tan bueno el juego que ME LO VOY A TENER QUE COMPRAR. Horror. Lo peor que le puede pasar a un friki.

El juego es como una partida de rol, de Pathfinder, con sus personajes, sus moviditas... Esas cosas. La mecánica es sencilla, me recordaba un poco al Dungeoneer, y Javier decía que tenía también del juego Thunderstone, y que es básicamente, de gestión de mazos. Atiende al disfraz.

El responsable de esto, Javier Salmerón

 

Pues nada, que me cogí a Maerisiel (pa variar), Javier a Valeros y nos jugamos el comienzo de la aventura, tras la pista del dragón Black Fang. Risas, muchas, errores, algunos (las reglas son un poco revoltosas, pero son muy pocas) y la sensación -constatada por ciertos eventos del juego- de que el jugo se le saca a este juego en "modo campaña", con varios jugadores y grupos compensados. Como una partida de rol auténtica, vaya.

Y ahora, las peores noticias. Se puede jugar solo. Si, es chungo, a nosotros, y éramos dos, nos fue mal, también es cierto que estábamos viendo como iba el asunto, pero solo de pensar en ese acto de "onanismo rolero", pone. Mucho. Recomiendo jugar solo y elegir a Valeros o a Maricielo. Es lo que me dijo Javier y luego lo constaté. Y, desde luego, personalizarse el mazo de cartas de equipo de cada personaje.

 

En plena partida, más o menos así quedan las cosas. Los personajes sobre un escenario, explorando. Y dados como para lavar un coche.

 

La caja es enorme. Tiene mucho espacio, demasiado aire. Todo cartas y tal, y a su vez sirve como clasificador para todas las cartas, presentes y futuras. No estás pagando por componentes, estás pagando "know how", jugabilidad y rejugabilidad. Y expansiones, dicho todo de paso.Tenlo claro, porque es eso.

Estos hijos de mil padres de Paizo han descubierto la gallina de los huevos de oro: empecinarse en que repitamos, nos reecontremos con las mismas cosas en diferentes formatos. Y les sale bien. Muy bien. Sólo hay que decir que la "expasión" del juego es el incombustible We be Goblins!...

En fin, un disgustazo que me he llevado al disfrutarlo tanto. Me voy a arruinar... Entre Runequest 6.0, el Mouse Guard, Star Wars rpg, el core de Pathfinder en castellano, lo nuevo del Anillo Único y ahora las cartas de Pathfinder, tendré que robar un banco. Menos mal que tengo a mi amigo Javier con este Pathfinder de cartoncitos ya comprado. Alabado sea Asmodeo.

Ahí estaba Black Fang en versión tinki winki. Las figuritas no se incluyen, que conste. Al final lo matamos, roleándolo y todo. Porque a nada este juego se rolea.

 

7 comentarios:

  1. Mu buena reseña, me siento como retratao y to, hoygan XD

    ResponderEliminar
  2. Como siempre muy buena reseña (aunque esta vez he echado de menos las fotos de sueles poner jeje).
    Particularmente, este tipo de juegos no me llaman la atención, siempre me han parecido un sacacuartos.
    El rol, tiene que ser rol y punto. Y los juegos de cartas, cartas....
    De todas maneras, no está mal probar de todo (con mesura, que luego vienen los lamentos para el bolsillo) y me alegra que te haya gustado.
    Por cierto, la mini del dragón de dónde es??.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea... Javier es un almacén de cosas frikis variadas y descatalogadas.

      Eliminar
    2. Hola, la mini del dragón es de la expansion Legend of Drizzt, de los juegos de mesa/pseudorol de Dungeons and Dragons que salieron hace un par de años.

      Eliminar
  3. Mouse guard no te puede arruinar salvo que ya estes en la ruina, 3 comics y 1 jdr no creo yo que puedan arruinarte mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí has estado fino, estimado Alberto. Muy muy fino...

      Eliminar