Frikis, reuníos!

El mundo es de los frikis. Todo el mundo lo sabe, pero prefieren ignorarlo y continuar con sus vidas, familias, hipotecas, convencionalismos sociales y lobotomías varias. Ellos disimulan, nos miran de reojo, con recelo. Saben que lo sabemos. Tenemos el control... de nuestras mentes, que ya es pedir mucho.

domingo, 12 de febrero de 2017

JORNADAS BAYUCA ROL 2017: pasándolo pirata (literalmente)



No soy muy de juegos de rol de corte realista, salvo si esa realidad es terrible. Y tampoco me entusiasma la época de oro española, ni eso de la capa y espada. Vamos, que no debería estar muy motivado para asistir a esto que es ya un clásico: las jornadas de Capa y Espada Bayuca Rol. Que quieren que les diga: hay que salir de la zona de confort. En mi caso fue literal: me levanté a las ocho y media de la mañana en Piedralaves (Ávila) en medio de una ciclogénesis explosiva para jugar en Generación X a esto del rol. Por el camino no encontré ninguna justificación para quedarme en la cama y poner una excusa, pues en este evento iban amigos a los que veo de vez en cuando, otros a los que veo más, y que el año pasado no pude asistir a las jornadas, con lo que le debía una a Ana Ciantarab, la directora de este ya clásico evento.


Así estaba la parte de abajo de la tienda en las Bayuca Rol. Tanto de mañana como de tarde jugué en la parte de arriba.




La organizadora, en pie.



La mesa de Josemasaga. A ver si nos explica de qué fue su partida. Ambientada estaba, desde luego.


Así que nada, a las 11 y poco ya andaba por Madrid, aturullado de ver más gente en tres paradas de metro que las que veo en donde vivo, todas juntas, en una semana. Y menos mal que no estamos viviendo una nueva edad dorada del rol hispánico, porque si no me vuelvo al pueblo: estaba ya a esa hora todo petado, todas las partidas a tope. Tras unos saludos rápido y abrazos a Josemasaga (que montó un pollo de partida con escenografía muy tabernaria), David Gregoris (que me dirigiría partida ÉPICA por la tarde), al gran Joaquín Torrecilla, a la propia Ana y a Michel González que dirigían ambos por la mañana, me junté con mis amigos y colegas Nagash Daigotsu, Antonio Manuel Nieto (Torio), Pablo y Alex de mi grupo rolero de Majadahonda y hasta un vecino del pueblo y master de Walhalla al que acompañaba un amigo de su clase (Israel, creo que se llamaba) y que nunca había jugado a rol... Se iba a giñar, pero bien...

Vistas las partidas durante la semana, pensé en apuntarme por la mañana a la de Uno para Todos, ese juego de espadachines y misterios diabólicos. Las razones eran varias: lo de los espadachines y tal no me desagradaba, menos si había movidas Cthutuloides por ahí, y el sistema, a ver qué tal. ¿Y porqué? Pues por que Nagash y yo estamos barruntando la idea de hacer un juego de rol. Si amigos, es lo que me queda. He fundado un mecenazgo de escenografía rolera, he hecho podio en un importante concurso de módulos de rol, tengo un blog de eso, he testeado oficialmente una aventura, tengo mis propias jornadas roleras, he montado un club de rol y salgo en una foto en la edición española de Dungeons Crawl Classics. Solo me queda publicar un juego. Y qué mejor que hacerlo con el Nagash y tal, que se le dan bien eso de las reglas.También es cierto que estamos "escribiendo apuntes", pero como en otras cosas, soy muy Diésel, tengo tiempo, me doy tiempo y ya veremos. Adelanto que el sistema de Todos para Uno nos gustó y que vamos a mover el tema con Súmmum Creator, a ver qué pasa.


Jugando Todos para Uno. De la partida de por la tarde no tengo ni foto. Estaba muy atareado descojonándome mientras daba amor al ojo de un Kraken.

Pues eso, que hubo sitio en la partida que Súmmum Creator. Bueno, no es que hubiera sitio, es que nos lo hicieron, porque al final fuimos NUEVE. Y el master con dolor de muelas. Pero muy bien todo, la verdad. En mi lucha contra el heteropatriarcado machista rolero y opresor elegí a una chica que se hacía pasar por hombre para poder estar en los Mosqueteros del Rey. El asunto era que después de una misteriosa muerte y unos también misteriosos incendios teníamos que descubrir que pasaba en un París decadente donde los hombres de Richelieu estaban muy quisquillosos... Evidentemente éramos muchos, y hubo cierto caos en algunas ocasiones, pero el master estuvo muy a la altura (y el flemón que lucía no ayudaba), y al final nos coordinamos todos y terminamos la aventura. Divertido, buen sistema, buen master, muchas risas. 

Nos fuimos a comer y a contar batallitas de nuestras vidas y tal y a las cuatro estábamos apuntándonos a las partidas de tarde. Pero es que estaba ya todo petado... Vaya con la NO edad de oro del rol, si te descuidas no juegas a nada. Al final acabamos apuntados a la segunda parte de la partida de Piratas World que dirigía David Gregoris, en una mesa plagada de "mecha rolera" cosa que se vería muy pronto. En la partida estábamos algunos de la mañana, (mi amigo de Piedralaves y su colega el novato) y se añadieron Torio y Ricky Ballonbilly, colega de Grego y "amigo del Facebook".

De verdad, me cuesta explicar que pasó. Quizás buena parte de que todo acabara como acabó comenzó con que uno de los personajes pregens era un hechicero/chamán, y que Nagash, harto de lidiar con personajes de ese tipo, se lanzará en tromba a por él. Todo iba bien: yo rompía corazones con mi personaje furtivo y atractivo, el hechicero hacía sus cosas... El capitán era de verdad y se comportaba como tal, el médico (Torio lo llevó genial) curaba y tal...pero el rol es el rol y nos fuimos viniendo arriba... Solo diré que invocamos al Kraken después de hablar con espíritus,  escapamos a duras penas de los cantos de sirena, reclutamos facinerosos para incrementar nuestra tripulación, robamos mosquetes a los españoles, y demás pirateadas...y que esa invocación fue hecha para protegernos de otro barco pirata que nos seguía de cerca cuando asaltamos a un mercante español, al que precedía un galeón forrado a cañones. Y ahí se fue todo arriba, muy arriba: Ballonbilly meta juegó sacándose de la mano una escena inenarrable, Nagash invocó lo habido y por haber, el médico perdió los papeles, el capitán se volvió medio chalao, el jugador novato, cuando vio que el culo de su personaje estaba en peligro, jugó una escena que lo flipamos... A todo esto nos habían atacado las sirenas que nos cantaban cosas que nos ponían palotes (y que por cierto controlaban a un Kraken y que éste decidió apoyarnos a cambio de que las elimináramos...)... En fin... Todo se nos fue yendo de las manos, hasta el punto que después de matar unas sirenas e incluso a sus novios con tridente, acabé abrazado al ojo del Kraken para ver si nos perdonaba mientras devoraba nuestro barco, habiéndolo hecho ya con los piratas competencia nuestra, el capitán se arrojó por la borda abrazado a un cofre de oro, mientras todos luchaban y mi vecino de Piedralaves mataba a la reina de las sirenas, que también estaba allí (faltó por llegar Bob Esponja, el capitán cousteau y los helicópteros de Apocalipse Now)

Magníficos momentos, risas hasta llorar, (creo que no nos echaron de la tienda por qué nos conocían) y un Gregoris desatado que supo hacerse con el control de todo en todo momento.

En fin, súper jornadas, ambientazo, rol en vena, amiguetes, nuevos planes y risas como no me echaba hace tiempo.


6 comentarios:

  1. ¡Genial verte por allí! Ninguna jornada sin Enrique. XD

    Yo estuve haciendo una prueba de Máscaras del Imperio, nuestro próximo juego... ¡tienes que probarlo!

    ¡Un abrazo figura!

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial la reseña, ¿pero en serio que te moló el Ubiquity?

    PD: El Ubiquity ese es el sistema que usa Regime Diabolique...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como acercamiento nos moló, sobre todo porque nos pareció bien para el mundillo que queremos reflejar en el juego.

      Eliminar